Cuidados intensivos que salvan vidas

Cuidados intensivos que salvan vidas

Madrid, 23 de abril de 2012. Una perrita espera paciente en la sala del Hospital, junto a su dueña. Cuando el veterinario sale a buscarla se levanta obedientemente y le sigue hasta la consulta. Esta mañana va a ser operada para quitarle unos pequeños nódulos en la oreja. A la vez, un mastín espera para recibir el tratamiento de quimioterapia correspondiente; lleva mes y medio recibiéndolo y su dueño sonríe cuando cuenta que, a pesar de ello, su mascota lleva una vida totalmente normal. Es una mañana normal en el Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Alfonso X el Sabio, que ofrece asistencia a 5.000 animales cada año. Además, son especialistas, entre otros, en tratamientos oncológicos para mascotas. ¿Cómo es el día a día en el hospital?

Cuando un paciente va al veterinario
El Hospital Clínico Veterinario recibe cada día a las distintas mascotas en sus consultas externas. En ellas, se realiza un análisis de los síntomas clínicos que define el propietario, en primer lugar por un veterinario de medicina interna que trasladará el caso a un especialista si es necesario. Tras la consulta, se efectúan al animal las distintas pruebas diagnósticas de las que dispone el hospital: análisis de sangre, biopsias, TACs, ecografías... Con todas las pruebas se obtiene un diagnóstico presuntivo, en ocasiones definitivo, y si es necesario pasa a la zona de hospitalización o cuidados intensivos, donde se inicia el tratamiento correspondiente. En otros casos, el paciente puede irse a casa con su dueño y allí recibe el tratamiento indicado por los especialistas.
Si debe quedarse en el hospital, se le trasladará al departamento correspondiente. Esta zona de hospitalización dispone de cuatro áreas diferenciadas, en las que se localiza al paciente en función de la naturaleza de su enfermedad. Ana Ríos, Coordinadora de la sección de animales pequeños y Responsable de Dermatología, realizó con los medios una visita guiada por estas instalaciones, explicando cada una de ellas. “En la zona de reanimación descansan los pacientes tras una intervención quirúrgica”, explicó, “aquí son controlados por el equipo de anestesia hasta que despiertan y pasan a otras zonas”. Otra de las áreas es la de hospitalización de infecciosos, donde residen los animales con enfermedades infecto-contagiosas y donde para entrar es necesario cumplir una serie de condiciones de vestuario que impiden transmitir la enfermedad a otros pacientes. La tercera zona es la de hospitalización de animales pequeños, jaulas para pacientes entre 1 y 10 kilos que padecen cualquier tipo de enfermedad. Y por último, el área de hospitalización de animales medianos y grandes, que tienen desde 10 hasta 60 kilos, o más en muy pocos casos. “En los casos de U.C.I. y reanimación, los animales son monitorizados y permanecen bajo el control constante de un responsable y dos personas más”, señaló la veterinaria.

Atención 24 horas
Los pacientes hospitalizados en el Hospital Clínico Veterinario reciben una atención constante de los especialistas, médicos y estudiantes que se encuentran realizando prácticas de su carrera. Estos profesionales se ocupan las 24 horas de que los animales se encuentren en las mejores condiciones y reciban los tratamientos adecuados. Cada mañana se realiza una reunión en la que el veterinario que haya estado de guardia comunica las novedades y la evolución de los enfermos. Se toman las decisiones oportunas, se reparten las tareas y se organizan los tratamientos. Durante el día se realizan controles cada cuatro horas de todos los pacientes y se informa a los dueños de los animales cada 24 horas sobre el estado de su mascota.

Especialistas en tratamientos oncológicos
Una de las especialidades que más ha aumentado en los últimos meses en número de pacientes es la de oncología. La Doctora Noemí del Castillo, especialista responsable de este departamento en el hospital, asegura que “a pesar de la crisis nuestro trabajo ha aumentado”. Son muchos los dueños de mascotas que llevan a consulta a sus animales para tratar el tipo de cáncer que padecen, “muchos vienen ya con el diagnóstico hecho, directamente para que le demos la quimioterapia, y nosotros les administramos el tratamiento que se ajuste a su estado”. En algunos casos se les realiza una inyección en consulta, en otras, los animales deben ingerir la dosis en pastillas en su propio domicilio.
En los casos en los que se diagnostica el tumor en el propio hospital, se lleva a cabo el proceso completo. En primer lugar se toma una muestra del tumor para analizar y cuyo resultado permite orientar el análisis hacia el tipo de tumor y a otras pruebas más específicas. En la mayoría de los casos es necesario realizar pruebas complementarias como análisis de sangre, radiografías de tórax o ecografías de abdomen, con el objetivo de saber si la enfermedad está diseminada, así como la realización de una biopsia, análisis fundamental para obtener el diagnóstico final.
Todos estos procesos están enfocados al tratamiento quirúrgico, uno de los pilares en esta especialidad. El objetivo es mantener la prioridad básica en oncología veterinaria: la calidad de vida. Por ello, tras la operación, los animales reciben quimioterapia pero no se someten a un tratamiento muy agresivo, ya que carece de efectos secundarios y si éstos aparecen suelen ser muy leves y se toleran sin problema: no se produce caída de pelo, ni vómitos, ni se llega a hospitalizar al paciente. 
Además del tratamiento curativo también se dan cuidados paliativos, en los casos en los que no es posible tratar el cáncer. Con ello se permite a estos pacientes mantener una excelente calidad de vida.

Para descargar las imágenes en alta calidad haz clic aquí

La Universidad Alfonso X el Sabio (UAX) es la primera universidad privada aprobada por las Cortes Generales. Es la universidad de la empresa, una institución de prestigio que ofrece a sus estudiantes una educación y una formación práctica que les permite incorporarse con éxito al mercado laboral. La UAX mantiene una fuerte vinculación con el mundo de la empresa. 7.000 convenios de colaboración con organismos, fundaciones, despachos profesionales, centros sanitarios, centros de enseñanza y empresas permiten que los estudiantes de la UAX realicen prácticas reales, como antesala a su incorporación al mundo del trabajo.
Más información: www.uax.es / Página en Facebook / Perfil Twitter

 


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae