Edgard & Cooper propone 5 tips para educar a un cachorro

Edgard & Cooper propone 5 tips para educar a un cachorro

La llegada de un nuevo miembro a la familia es un momento de emoción y alegría para todos, se trata de un acontecimiento que traerá muchos cambios al hogar, pero es fundamental mantener una actitud relajada que le transmita confianza al perro y evitar que se estrese.

Uno de los regalos más recurrentes todas las navidades son los cachorros, pero antes de incorporar uno al núcleo familiar y para evitar futuros problemas e incluso abandonos, es importante meditar seriamente la decisión, las consecuencias que tendrá en nuestra vida; así como asegurarse de que el hogar es adecuado para él. Los perros son animales longevos y pueden llevar a vivir hasta 20 años, por eso, antes de adoptar uno hay que estar seguro de que durante toda su vida siempre habrá alguien que podrá hacerse cargo de él. Es indispensable disponer de tiempo para dedicarle: educarlo, sacarle a pasear, así como poder encargarse de él económicamente y asegurarse de que todos los miembros de la familia están de acuerdo en incorporar a un nuevo miembro.

En muchas ocasiones cuando los perros sufren un cambio brusco en sus vidas suelen pasar por un “período de adaptación” en el que se pueden llegar a mostrar inseguros e introvertido, este puede llegar a durar varios días, pero a partir de esa fecha empezará a mostrar su verdadera personalidad. Durante este tiempo hay que darle cierta libertad al perro para que huela el entorno, lo conozca y se vaya habituando a él.

Una vez pasados estos días, comienza la verdadera educación del cachorro, y para afrontarla hay que armarse de paciencia, tiempo y constancia. El adiestramiento puede llegar a ser una tarea complicada durante la cual es importante recordar que se debe premiar por encima del castigo. La científica canina Joke Monteny, de la mano de la marca de comida para mascotas Edgard & Cooper, ha elaborado una lista con una serie de consejos que ayudarán a cualquier dueño a comprender y educar a su cachorro

Enseñarle a hacer sus necesidades: cuando una perra da a luz se encarga de estimular las heces de la camada y limpiarles. Los cachorros tardan unas cuatro semanas en aprender a hacerlo por sí mismo, pero todavía no son capaces de controlar dónde y cuándo hacen sus necesidades, por ello hay que intentar enseñarles desde el primer momento. Es importante elegir un lugar adecuado y accesible, en el que el cachorro se sienta seguro y tranquilo.

Establecer un horario de comidas y paseos, los perros suelen hacer sus necesidades después de comer o durante el paseo, por lo que si le alimentas y paseas siempre a la misma hora podrás calcular mejor cuándo tendrá que ir para así estar pendiente de él.

Fijar una serie de normas que el perro deberá cumplir y que todos los miembros de la familia también tendrán que seguir para evitar darle lecciones contradictorias.

Premiarle, existen dos técnicas principales para adiestrar a un perro; el adiestramiento clásico y el adiestramiento en positivo. Joke Monteny recomienda seguir este último, que se diferencia con el primero en que se centra en los actos positivos que hace el perro y deja de lado los castigos. Se les puede premiar dedicándoles unas palabras cariñosas o bien dándoles algún snack. Edgard & Cooper dispone de una gama de premios para perros compuesta por tres productos; barritas, bocaditos y tiras de cecina, cada uno de ellos creado a raíz de un concepto y situación diferente. Además, ninguno de ellos contiene cereales y están disponibles en tres sabores; pato y pollo, ternera y cordero y pollo y ternera. Los bocaditos, por ejemplo, están pensados para el adiestramiento y educación del perro, gracias a su pequeño tamaño son perfectos para recompensarles por su buen comportamiento. Por otro lado, las tiras de cecina fueron pensadas con el objetivo de mimarles, demostrarles un poco de amor o simplemente darles un capricho que seguro que se merecen. Su envase es más grande, perfectas para tenerlas siempre a mano en casa. Y por último las barritas, ideales para llevar siempre encima, ricas en proteínas, para esos momentos en los que el perro necesite una dosis extra de energía.

Si el cachorro tiene muchos errores quizás sea adecuado cambiar el método o enfoque y enseñarle de otra manera, también se debe tener en cuenta que el estrés y la ansiedad también pueden dificultar el proceso de aprendizaje. No hay que olvidar que se trata de un proceso lento y que cada cachorro es diferente, hay que armarse de paciencia, tiempo y energía, el cachorro lo agradecerá.

Y, por último, lo más importante, divertirse con él. Si el cachorro nota que el adiestramiento supone para su dueño algo aburrido, una rutina que no despierta ningún interés, probablemente el adoptará la misma actitud. La educación y adiestramiento suponen momentos que unen al perro con su dueño y refuerzan el vínculo entre ambos, es importante aprovecharlos y disfrutar del momento y el tiempo junto al perro.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae