La seguridad alimentaria y el bienestar animal: un binomio indispensable en el sector porcino

La seguridad alimentaria y el bienestar animal: un binomio indispensable en el sector porcino

La seguridad alimentaria no es una opción, los productos han de ser seguros para su consumo durante toda la cadena de producción en aplicación del principio de la granja a la mesa. La política de seguridad alimentaria de la UE establece que las explotaciones ganaderas han de cumplir una serie de exigencias que regulan su producción. La seguridad alimentaria está relacionada directamente con la sanidad y salud de los animales. Hoy en día, las granjas son recintos modernos, con todas las comodidades y tecnologías necesarias para que la carne de cerdo se produzca de manera limpia, sana y provechosa. No en vano, el modelo de producción ganadera europea es uno de los más exigentes del mundo en cuanto a estándares de sanidad, bienestar animal, seguridad alimentaria, protección medioambiental y salud pública para garantizar que los alimentos producidos son nutritivos, sanos, seguros y de calidad.

El desarrollo de las energías renovables, como la Geotermia tienen un enorme potencial en las explotaciones de porcino porque se adaptan al cambio climático, cumplen con las normativas de sostenibilidad, minimizan los impactos ambientales, emiten menos emisiones de gas y su dependencia energética es menor. La energía Geotérmica aplicada al sector porcino es costo-efectiva, renovable, confiable y sostenible.

ISBRAN ha desarrollado Puritermia, una práctica sostenible que consiste en aplicar la geotermia al sector porcino, en concreto extrae el calor de las fosas de los purines y refrigera el purín. Un sistema de energía eficiente que cumple la MTD 30 en cuanto a reducción de emisiones de amoniaco, metano y óxido nitroso y, por lo tanto, mejora el bienestar animal en el interior de las granjas de maternidad y transición. Mejores condiciones en la sala que se traducen en una mayor salud y bienestar de los animales. La refrigeración de purines es una acción eficiente en cuanto a emisión de gases, al reducirse su emisión hasta en un 70%.

Por otra parte, las instalaciones con Geotermia Porcina ya sean con Puritermia o Geotermia horizontal, pueden adaptarse para proporcionar la Confortermia. La Confortermia, explica Bruno Jiménez, director gerente de ISBRAN, aprovecha las prestaciones de la bomba de calor que capta la energía calorífica de los purines para reducir la temperatura en las zonas de la granja que lo necesitan. La solución consigue bajar la temperatura hasta los 22 °C-26 °C en verano en las zonas de maternidad, de esta manera las madres no sufran estrés térmico y, a la vez, mantiene el calor en las placas de calefacción a 37 °C durante las primeras semanas en las que el lechón necesita esa temperatura.

La refrigeración es clave, entre sus principales beneficios de climatizar la sala destacan: descenso térmico de la temperatura, temperatura constante que proporciona bienestar a los cerdos, menos estrés, emiten menos purines, mayor calidad del aire y una mayor confortabilidad que favorece el crecimiento de los lechones, los partos son menos traumáticos, la recuperación más rápida, existe un menor estrés animal y una mayor productividad y rentabilidad. La mejora de la productividad es un reto, producir mejor, más y de manera más sostenible.

Recientemente, la Comisión Europea ha presentado una amplia gama de medidas a corto y medio plazo para mejorar la seguridad alimentaria mundial y apoyar a los agricultores, los ganaderos y los consumidores dada la elevada inflación, el incremento de los precios de los insumos; no se puede tirar por la borda el camino recorrido en cuanto a normativas, ni ceder a la entrada de productos que no las cumplan. El compromiso ha de ser firme para que la cadena de suministro sea más sostenibles y resilientes, reducir la dependencia de la agricultura europea respecto de importaciones intensivas en energía y materias primas, piensos. La sostenibilidad alimentaria es parte intrínseca de la seguridad alimentaria.

Por último, la contribución del sector porcino a la sostenibilidad en materia social, económica y medioambiental es clave para vertebrar el territorio y para lograr sistemas alimentarios más inclusivos, resilientes y equitativos, así como mejores productos, más seguros y de mejor calidad. "El sector ha de lograr un equilibrio entre eficiencia, rentabilidad, sostenibilidad, bienestar animal y seguridad alimentaria", afirma Bruno Jiménez, director gerente de ISBRAN.

ISBRAN: Empresa española pionera en energía geotérmica dedicada al sector porcino, y especializada en dotar de sistemas de climatización a las granjas de maternidad y transición. ISBRAN ofrece una solución innovadora de climatización eficiente a las granjas porcinas que facilita ahorro en el consumo energético y confortabilidad para las cerdas y los lechones proporcionando una menor dependencia energética y una gran ayuda en la descarbonización por el menor uso de energía.


 


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae