Reconocimiento facial para recuperar a mascotas perdidas

Reconocimiento facial para recuperar a mascotas perdidas

El reconocimiento facial ya se utiliza en todo el mundo para desbloquear móviles, pagar en establecimientos, realizar controles policiales o identificar sospechosos en eventos multitudinarios como partidos de fútbol. Y es que la tecnología de la imagen ha evolucionado tanto que permite múltiples aplicaciones de gran utilidad.

Empresas como Google, Apple, Amazon o Facebook están apostando por el desarrollo de aplicaciones basadas en el reconocimiento facial. Hoy las limitaciones ya no son tecnológicas sino éticas y legales porque el reconocimiento facial permite identificar a las personas desde la distancia y por tanto sin su consentimiento. En países como China ya hay instaladas más de 170 millones de cámaras de videovigilancia para controlar a la población.

Frente a usos polémicos, MASCOFINDER ha desarrollado una innovadora herramienta para ayudar a las personas que han perdido a su perro o gato. Porque la pérdida de una mascota genera un gran estrés ya que cuánto más tiempo pase fuera de casa, más peligro existe de que sufra algún atropello u otro accidente y de que no vuelva a su hogar.

El software de MASCOFINDER no utiliza cámaras públicas ni privadas para encontrar a las mascotas perdidas sino que rastrea diariamente en Internet para ver si alguien ha subido una foto que coincida con la de la mascota perdida. Busca en redes sociales porque allí cada día es más usual que la gente comunique que ha encontrado una mascota y en webs generales como por ejemplo las de las Protectoras que suelen publicar las fotos de las mascotas que acogen.

Para encontrar a las mascotas perdidas, el software de MASCOFINDER compara las imágenes de la base de datos de usuarios que han activado una alerta con las imágenes subidas diariamente a Internet y trata de encontrar coincidencias analizando parámetros como el color del pelaje, la existencia de manchas, el color y la forma del hocico, de los ojos, de las orejas o de la cola. Todo ello es posible gracias al uso de la inteligencia artificial.

Pero para que todo funcione correctamente, es muy importante ser previsor y registrarse en www.mascofinder.com antes de que suceda cualquier imprevisto. Las primeras horas son cruciales y en MASCOFINDER sólo pueden activar una alerta los usuarios validados. Para la validación debe transcurrir al menos una semana porque es necesario verificar los datos de registro y que las fotografías facilitadas por los usuarios tengan una calidad suficiente para ejecutar con garantías el software de reconocimiento facial. Los usuarios deben subir una foto frontal de la cara del perro o gato y otra lateral de cuerpo entero con una resolución mínima de 600x600 píxeles. Si las imágenes no tuvieran la calidad suficiente, el usuario recibirá un email solicitando que envíe nuevas fotos de su mascota.

Una vez transcurrido el plazo de verificación de datos, cualquier usuario ya podrá activar una alerta si pierde a su perro o gato. Cuando se notifica la pérdida, el software de reconocimiento facial se pone automáticamente en marcha y va rastreando diariamente las imágenes subidas a Internet hasta encontrar coincidencias con la imagen de la mascota perdida. Y cuando esto sucede, desde MASCOFINDER se ponen en contacto con quién haya publicado la foto de la mascota para coordinar su devolución.

Pero MASCOFINDER, además de buscar a las mascotas perdidas con un innovador software de reconocimiento facial, también se encarga de difundir las pérdidas entre los particulares y profesionales que pueden ayudar a su recuperación. De esta forma, las posibilidades de éxito aumentan.

Para la difusión, MASCOFINDER utiliza varios canales de comunicación aprovechando las ventajas que aportan las nuevas tecnologías. El primer canal es el e-mail. En cuanto se activa una alerta, automáticamente se envía un emailing con la ficha de la mascota perdida a los propietarios registrados en la aplicación con residencia en la zona donde se ha perdido la mascota y también a los veterinarios y protectoras de la misma zona.

La segunda vía de difusión es la publicidad geolocalizada en las redes sociales. Existen estudios que demuestran que los gatos perdidos suelen quedarse en un radio de 300 metros de donde se perdieron mientras que el desplazamiento de los perros suele ser mayor y pueden recorrer hasta tres kilómetros y medio. Estos datos sirven para contratar publicidad en las redes sociales que sólo será vista por los residentes en la zona dónde se perdió la mascota.

Por todo lo explicado, el servicio de MASCOFINDER permite mejorar la tasa de recuperación de mascotas perdidas. Hasta la fecha, lo más habitual era pasear, hablar con los vecinos y colgar carteles en la zona donde se había perdido la mascota pero ahora la tecnología digital complementa y mejora la búsqueda tradicional. Y no se trata de un tema menor porque las estadísticas demuestran que un 40% de las mascotas se habrán perdido al menos una vez en su vida.

Así pues, cualquier propietario responsable debería estar preparado para actuar rápidamente ante cualquier imprevisto y registrar a su perro o gato en www.mascofinder.com antes de que sea demasiado tarde.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae